Un deslizamiento de tierras que hizo descarrilar un tren ha dado lugar a un nuevo enfoque de la seguridad, como el de los sistemas de vigilancia a distancia de una start up española cuyo objetivo es salvar vidas y favorecer la adaptación al cambio climático

La línea de tren entre Lleida y La Pobla de Segur, en la accidentada región al norte de Barcelona, atraviesa montañas y desfiladeros profundos. La línea es un enlace fundamental en una zona alejada donde las carreteras locales rara vez discurren en línea recta.

El 12 de marzo de 2021, cuando el primer tren del día entró en un túnel, se produjo un deslizamiento de tierras del que no se habían tenido señales previas. Cuando el tren salió del túnel, chocó contra el montón de rocas que acababan de caer y descarriló, justo al lado de un acantilado abrupto.

Afortunadamente, nadie resultó herido. Pero la línea estuvo cerrada durante varias semanas, y el tren necesitó importantes y costosas reparaciones. 

Cuando comenzó a trabajar en las vías, Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya, la empresa operadora del ferrocarril, decidió probar algo nuevo.

La empresa contrató a una empresa que tiene su sede en Barcelona, llamada Worldsensing, para instalar un sofisticado sistema de sensores y dispositivos inalámbricos de recogida de datos que proporcionara una monitorización continua de las condiciones fuera del túnel.

El sistema incluye dispositivos que detectan cualquier movimiento en las grietas del acantilado que se alza sobre la línea de tren. Otros sensores monitorizan las vías y las condiciones climáticas. El calor o frío extremos, o las fuertes precipitaciones de lluvia o nieve podrían afectar a la seguridad. Los datos se cargan continuamente en una plataforma basada en la nube con una aplicación que puede utilizarse a distancia, proporcionando una alerta temprana en caso de peligro.

Los sistemas de monitorización a distancia pueden salvar vidas y prolongar la vida útil de infraestructuras críticas y civiles, como carreteras, ferrocarriles, puentes y túneles. A medida que el cambio climático hace que los fenómenos meteorológicos extremos sean más frecuentes, la importancia de estos sistemas no puede sino ir en aumento.

>@Worldsensing
©Worldsensing

Innovación en la «internet de las cosas»

Albert Tortajada, director de infraestructuras de la operadora ferroviaria, dice tener grandes esperanzas respecto al futuro de la monitorización inalámbrica en las tres líneas que gestiona en la Comunidad Autónoma de Cataluña.

«En el mundo del ferrocarril, la seguridad es lo primero», afirma. «Nuestra previsión para los próximos años es que habrá más sensores, más monitorización y más transmisión de esos datos que puedan proteger a nuestros pasajeros y nuestros trenes».

Worldsensing es pionera en el uso de la «internet de las cosas» para crear redes que recopilen y compartan datos sobre el estado de infraestructuras críticas y proyectos industriales a gran escala, como las explotaciones mineras. Pero sus redes incluso se están utilizando para monitorizar sitios históricos y culturales, como un cementerio de Barcelona que sufrió un deslizamiento de tierras que destruyó tumbas en 2017.

La empresa proporciona conectividad, a menudo en zonas remotas, y crea redes utilizando sus propios «dispositivos edge», que recopilan datos de sensores de terceros de forma inalámbrica. Utilizando transmisión de radio de baja potencia y área amplia (a la que a menudo se hace referencia con la abreviatura LPWAN), las redes Worldsensing LoRA (para largo alcance) pueden estar en funcionamiento hasta 10 años sin mantenimiento.

Marc Janeras es ingeniero del Instituto de Cartografía y Geología de Cataluña; el instituto trabaja con la empresa ferroviaria para controlar la seguridad de sus líneas. Participó en la planificación para evitar otro accidente fuera del túnel. Después de la instalación de cables y vallas metálicas ancladas para prevenir físicamente otro deslizamiento de tierras, Marc y otros ingenieros del Instituto trabajaron con Worldsensing para planificar la solución de monitorización.

Dice que tardarán alrededor de un año en obtener los datos de referencia que les ayudarán a comprender el comportamiento «normal» del acantilado y saber qué señales fuera de la norma son motivo de preocupación. En general, dice que está entusiasmado con el potencial de estos sistemas para tener un amplio impacto.

Protección de infraestructuras críticas

«El planteamiento clásico es: 'Vale, estudio un talud y evalúo la estabilidad, y así sucesivamente, se acaba el trabajo y pasamos a otro lugar’», afirma. «Ahora, con estas redes de monitorización, pasamos de esta idea a la de una red global mediante la cual podemos aprender algo de un proyecto y aplicarlo a otro».

El Banco Europeo de Inversiones reconoció el potencial de las innovaciones de Worldsensing, que adquieren especial importancia debido a las condiciones meteorológicas extremas provocadas por la crisis climática. El banco de la UE financió a la empresa con un préstamo de 10 millones de euros para que siguiese desarrollando su tecnología.

>@Worldsensing
©Worldsensing

Ignasi Garcia-Milà Vidal, director de proyectos de innovación en Worldsensing, afirma que una de las principales ventajas de este tipo de soluciones es que reducen la necesidad de realizar lecturas y mediciones manuales a lo largo del tiempo, ahorrando dinero y reduciendo las emisiones de carbono que supone el envío de equipos a lugares alejados. Pero también ofrece datos en tiempo real y mediciones más sofisticadas que cambian las reglas del juego, añade.

«Gracias a estos dispositivos de baja potencia de la internet de las cosas, ofrecemos la digitalización completa de todo un sector, que es la monitorización geotécnica, geoespacial y estructural», explica.